MUSEO DE HISTORIA DE MADRID

(Desde el s. XVI al s. XX)

Anexo a la entrevista de la Dra. Nuria Lorite Ayán a L. Regino Mateo del Peral 

sobre el Museo de Historia de Madrid

en el programa La Vida Biloba - Episodio 109

Algunos datos que no están en la entrevista... y es que nos gusta saber...

Imágenes cedidas por el Museo de Historia  de Madrid del Ayuntamiento de Madrid.

Debajo de las imágenes un texto con información ampliada cortesía de L Regino Mateo del Peral.

Plano de Antonio Mancelli, de 1623,  cuya denominación es:” La villa de Madrid , Corte de los Reyes Católicos”,

El Modelo de Madrid (1830), de León Gil de Palacio

La Alegoría de la Villa de Madrid”, de Francisco de Goya de 1810    

Vista general del hermoso edificio, construido por Pedro de Ribera, entre 1721 y 1726.,  y que es la actual  sede del Museo de Historia de Madrid  (antiguo Museo Municipal de Madrid), c/ Fuencarral, 78.

Entrevista de la Dra. Nuria Lorite Ayán

a L. Regino Mateo Del Peral.

Complemento al episodio 109 de La Vida Biloba

INTRODUCCIÓN

   El Museo de Historia de Madrid surgió en 1929, con la denominación de Museo Municipal de Madrid, teniendo como sede el antiguo Hospicio construido durante la época de Felipe V por Pedro de Ribera, entre los años 1721 y 1726. El edificio es una de las excelsas obras del barroco español. A punto estuvo de ser destruido por la piqueta, merced a la campaña orquestada en su contra por Mesonero Romanos y Pascual Madoz y otros sectores que consideraban recargado, cursi y desfasado el edificio. Gracias a que fue declarado monumento histórico artístico en 1919, pudo mantenerse y no fue destruido merced a diferentes entidades como la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y la Sociedad Española de Amigos del Arte, que en 1926 organizó la Exposición del Antiguo Madrid, con tanto éxito que propiciaría la creación en 1929 del Museo Municipal de Madrid En este sentido fue editado un Catálogo General Ilustrado [1]. Félix Boix, [2] en la parte inicial denominada: OBJETO Y FINES DE LA EXPOSICIÓN, analiza como esta muestra  se pudo organizar merced a poder contar con un recinto lo suficientemente idóneo:  el antiguo Hospicio de San Fernando, adquirido por el Ayuntamiento madrileño.  Esta iniciativa municipal reafirmó que se evitara la desaparición de este emblemático edificio. Boix resaltó la generosidad del Ayuntamiento y predisposición para que la Exposición se celebrara, realizando el Consistorio las obras y reformas precisas para que el inmueble pudiera adaptarse a las características de la época, procediendo, por tanto, según Boix, a la consolidación, arreglo y adaptación del vetusto edificio.

 

   Como reseña Federico Carlos Sainz de Robles [3] en esa magna Exposición pudieron contemplarse desde grabados hasta maquetas, pinturas, planos y otros elementos artísticos que contribuyeron al esplendor de esta muestra con aportaciones de diversas entidades como las Bibliotecas Nacional y Municipal, el Archivo Municipal, los Museos del Prado y el Arqueológico Nacional, así como también el Museo Militar. Además, Félix Boix, principal artífice de esta actividad, logró que diversos coleccionistas particulares aportaran objetos artísticos que coadyuvaron a enriquecer el Certamen.

 

   El éxito de la Exposición estimuló al Ayuntamiento para que tuviera la sensibilidad de transformar el Hospicio en Museo Municipal de Madrid, con el objetivo de que los madrileños y visitantes tuvieran la oportunidad de conocer el legado histórico de la ciudad. El diario ABC recogió la noticia de la solemne inauguración del Museo, que tuvo lugar, el día 10 de junio de 1929, a las 12 de la mañana, en una ceremonia presidida por el Ministro de Instrucción Pública y Justicia y el Alcalde de Madrid, Sr. Aristazábal, a la que asistieron diversas personalidades

 

 En este sentido, Mercedes Agulló, [4]Directora de los Museos Municipales, en su artículo “La Exposición y el Museo Municipal”, describe como se destinó la parte izquierda de la planta más relevante del Museo para la exposición con carácter permanente de diversas piezas de la Exposición y aquellas otras que en el futuro se adquirieran, mientras que  otras salas de la planta inferior fueron el lugar donde se situaron las colecciones de Prehistoria. La Biblioteca Municipal, también, tuvo su sede en el edificio del Museo. Con motivo de su apertura se celebraron diversos actos como un ciclo de conferencias sobre Madrid. El primer director del Museo fue el poeta Manuel Machado, que ya ostentaba ese cargo en la Biblioteca Municipal.

 

LA REFORMA INTEGRAL DEL MUSEO DE HISTORIA DE MADRID

 

   En 1993, el Ayuntamiento de Madrid, a través de la Concejalía de Cultura y Medio Ambiente,[5]  editó la magnífica Guía del Museo Municipal de Madrid : “La Historia de Madrid en sus Colecciones”, de 123 páginas, siendo Carmen Priego,  la Directora de los Museos Municipales, documento elaborado por expertos profesionales municipales cualificados, que lograron con sus conocimientos específicos proporcionarnos una visión  muy acertada y didáctica de los objetos del Museo, sus exposiciones y su historia, como Eduardo Salas, Eduardo Alaminos, Salvador Quero, Isabel Tuda, Amalia Pérez y tantos otros. Los Coordinadores de la edición fueron Eduardo Alaminos y Eduardo Salas, que entonces desempeñaban los cargos de directores del Museo de Arte Contemporáneo de Madrid y del Museo Municipal, respectivamente.

 

   El 10 de diciembre del 2014, la Alcaldesa de Madrid, Ana Botella, presidió la inauguración de un hermoso recinto cultural que constituye uno de los exponentes más emblemáticos de la ciudad: el nuevo Museo de la Historia, situado en la calle Fuencarral, 78, [6] que alberga una de las colecciones permanentes más completas de la capital.  Una vez concluidos los trabajos que han requerido una reforma global tanto del edificio como del discurso  museográfico y museológico, Madrid cuenta con un espacio en el que  se ha realizado la renovación  de mayor calado desde su fundación, relevante acontecimiento que incrementa su variada oferta cultural, proporcionando a  los madrileños y   visitantes al  Museo el placer de acudir a este lugar remozado, donde se exponen  diferentes objetos mediante los cuales podemos conocer el pasado y evolución de la ciudad. 

 

   A través de las piezas y otros elementos del Museo se brinda la ocasión de contemplar una variada muestra de las características del Madrid de los siglos XVI, XVII, XVIII, XIX y principios del XX. Su vida cotidiana, sus costumbres, sus excelentes pinturas y esculturas, sus estampas y grabados y sus planos. También, como eran las calles y plazas de la capital, así como sus casas, palacios y monumentos y sus maravillosas vistas y paisajes, testimonios inolvidables que reflejan cómo era ese Madrid.


   Las obras de modernización del Museo han sido dirigidas por el prestigioso arquitecto Juan Pablo Rodríguez Frade, especializado en esa faceta de remodelación y acondicionamiento de museos, referente fundamental para conocer la historia de nuestra ciudad.

 

    El Museo cuenta con espacios más amplios, contribuyendo a que el acceso al mismo sea más fácil y agradable, con un recorrido mucho más cómodo por sus diferentes plantas y salas.  El colectivo del Museo ha acometido la realización de un proyecto más acorde con los tiempos, con un nuevo planteamiento respecto a sus colecciones que hace más factible e inteligible analizar y escudriñar la historia de la capital.  Igualmente, otro aspecto positivo que merece resaltar es la ampliación del patio.

   En definitiva, el Museo se ha estructurado en tres importantes áreas temáticas. [7] La primera etapa tiene su punto de partida cuando Felipe II decidió establecer la sede permanente de la corte, en 1561, en Madrid. Una decisión hermética del monarca que muy pocos conocían. Abarca la época de los Austrias (Siglos XVI y XVII), en la que reinaron Felipe II, Felipe III, Felipe IV y Carlos II.  Fase en la que nuestro país llegó a ser una de las mayores potencias hegemónicas del mundo, poder que paulatinamente va decreciendo. Es el periodo del llamado Antiguo Régimen, equiparable a la Edad Moderna (sociedad jerarquizada, dividida en estamentos, en la que prima en la economía el sector primario y que se caracteriza desde el punto de vista político por la existencia de una monarquía absoluta).  En uno de los programas informativos del nuevo Museo brevemente se reseñan las plantas existentes y la distribución y lo que contiene cada una.   La planta 0 es la de acceso al interior y donde se puede encuentran los objetos correspondientes al  primer periodo: “Madrid, 1561-1700. Villa y Corte y capital de dos mundos: 1, Madrid, una difícil elección. 2, Una Babilonia cosmopolita. 3, La ciudad laboriosa. 4, La ciudad placentera”. A la izquierda del recinto se halla el “Patio- Fuente de la Fama”.

   La segunda área se halla en la 1ª planta y se extiende desde el siglo XVIII hasta la Guerra de la Independencia, que comenzó el 2 de mayo de 1808 (conflicto bélico contra los llamados despectivamente por los españoles: “gabachos” o “franchutes”).  El siglo XVIII es el siglo de la Ilustración (Le siécle des lumieres), llamado también el siglo de la Razón o el siglo de las Luces. Cuatro generaciones de ilustrados caracterizan a este siglo, la primera se inició con el benedictino P. Feijóo y la última corresponde a Jovellanos. Comienza el siglo con la dinastía borbónica, que se inicia con el reinado de Felipe V de Anjou (Felipe V), Luis I, de nuevo Felipe V, Fernado VI, Carlos III (el déspota ilustrado, el más genuino representante de La Ilustración) y Carlos IV.   La planta 1 es la destinada a “Madrid. Cartografía y maquetas” y a la época: “Madrid, 1700-1814. Centro ilustrado del Poder: 1, Escenario del poder centralizado. 2, El Paseo y los rituales de ocio. 3, Manufacturas reales e industrias para la corte. 4, La Guerra de la Independencia”.

 

La tercera etapa se describe en la 2ª planta y abarca desde el siglo XIX hasta la Gran Guerra o Primera Guerra Mundial. Esta fase se caracteriza por importantes cambios o reformas que se reafirman con la llegada de la Revolución Industrial.  En la citada planta se exponen las piezas relativas al “Madrid, 1814-1910- El sueño de una ciudad nueva: 1, Una ciudad estancada e indolente. 2, Realidad y ficción del progreso. 3, Ocio y diversiones en la sociedad madrileña. 4, La mujer en el siglo XIX. 5, El Madrid industrioso”.

 

   Entre las obras maestras que se pueden admirar en el Museo figuran, los planos de Mancelli y Texeira, En cuanto al plano de Antonio Mancelli, [8] cuya denominación es:” La villa de Madrid, Corte de los Reyes Católicos”, según investigaciones más actuales data de 1623 y es el plano más antiguo de la Villa de Madrid. La ausencia en el plano del Palacio del Buen Retiro, cuyas obras comenzaron en 1632, al igual que sus jardines [9]   y el levantamiento de la cerca ordenada edificar en 1625 por Felipe IV y la existencia de otros inmuebles como la iglesia de los Jesuitas, situada en la calle Toledo, (que accedieron a la villa ya en 1560, un año antes de que Felipe II designada a Madrid sede permanente de la Corte que posteriormente sería la Real Colegiata de San Isidro ) corroboran esta afirmación. Merece destacar en este sentido el estudio e investigación de este plano llevado a cabo por José-Miguel de la Nava Chacón, [10] quien ha publicado diversos trabajos y disertado sobre la obra de Mancelli con gran rigor y un análisis exhaustivo del documento.

   La autoría de plano de Texeira, que data de 1656, corresponde al portugués Pedro Teixeira Albernaz, que nació en la capital Lisboa en 1595 y falleció en Madrid en 1662. Portugal fue incorporada a la Corona española en 1580, al heredar Felipe II el reino luso, siendo reconocido como Monarca de Portugal en las Cortes de Tomar. El plano de Teixeira fue grabado en Amberes en 1656 y adquirió una notable relevancia y sirvió de ejemplo para la elaboración de planos posteriores. Detalla pormenorizadamente cómo era el Madrid de entonces con sus calles y plazas, sus viviendas y edificios pertenecientes al poder civil y eclesiástico, sus fuentes y jardines. En el plano, como señala Pedro Navascués, [11] se observa cómo los antiguos caminos rurales se transformaron en vías urbanas y, en ese sentido, Navascués, pone de relevancia las vías de Atocha y Alcalá  Destaca los aspectos más novedosos del plano cómo el conjunto de los edificios y jardines del Buen Retiro, la Real Casa de Campo y el conjunto de casas, huertas y jardines, que posteriormente  se denominaría Montaña del Príncipe Pío. En relación con la parte interior, también, se contempla otras novedades cómo la fachada del Alcázar, Cárcel de Corte y Plaza Mayo. Igualmente, se pone de relieve el alto número de conventos (57), Iglesias (Entre ellas 18 parroquias) y hospitales (18) que, como reseña Navascués, proporcionan al Madrid de los Austrias la fisonomía de una ciudad conventual . 

   Adquiere especial relevancia la importante representación de la "Escuela pictórica madrileña del siglo XVII" y sobre todo “la Alegoría de la Villa de Madrid”, de Francisco de Goya. [12]  Respecto al cuadro, el mismo ha tenido una trayectoria accidentada por las modificaciones  de las sucesivas inscripciones insertadas en el óvalo del mismo. El cuadro fue pintado en 1810. Se trataba de homenajear a José I  y en el medallón donde actualmente figura la leyenda del “Dos de Mayo”,  inicialmente constaba la efigie de  José I. Después se incluyó nuevamente la palabra “Constitución” y otra vez el retrato de José I.  En 1815 se sustituye el del “Rey Intruso” por el de Fernando VII; en 1820, en el que comienza el Trienio Liberal (1820-1823) se incluye el nombre de “Constitución” y en 1823, cuando finaliza aquel, de nuevo, el retrato de Fernando VII. No debía ser buena esta efigie, ya que, Vicente López tuvo que rehacerla. En 1843 se incluye la leyenda “El Libro de La Constitución”, hasta que definitivamente en 1872 Vicente Palmaroli fue el pintor encargado de indagar después de tantas inscripciones como se hallaba el óvalo, considerando los diversos cambios pictóricos. Se consideró que lo más conveniente era poner “El Dos de Mayo”.

 

    Otra de las joyas del Museo es “el Modelo de Madrid” (1830), de León Gil de Palacio. Quizás sea su pieza más emblemática donada por el Patronato del Museo del Ejército por R.O. de 31 de mayo de 1929. Esta valiosísima obra le fue encargada en las postrimerías de 1828 a Gil de Palacio, Teniente Coronel de Artillería, que ya había mostrado sus dotes en otras maquetas. Gil era un estudioso y conocedor de diversos trabajos en este sentido. La realización de “El Modelo de Madrid” acrecentó su prestigio. Esta maqueta refleja cómo era el Madrid anterior a la desamortización de Mendizábal en la línea que nos relata Mesonero Romanos. En el Modelo, Gil realiza un estudio profundo y pormenorizado de la ciudad  con un gran detalle y maestría. Sus méritos propiciaron que Fernando VII le designara Director del Real Gabinete de Modelos Geométricos Topográficos en 1832.

 

   También, destacan en el Museo el conjunto de la casa de Ramón de Mesonero Romanos, los objetos del taller del artista José Gutiérrez Solana o la colección de fotografías históricas. Además de determinados objetos del Archivo de la Villa de Madrid, la exposición se nutre de piezas aportadas por otras instituciones, como el Museo Nacional del Prado, el Museo Arqueológico Nacional, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y el Ministerio de Defensa.

 

   Por tanto, el Museo [13] nos aporta una rica y variada muestra de lo más diverso, incluyendo personajes ilustres de diferentes épocas  y la colección de Porcelana de la Real Fábrica del Buen Retiro y  otras  colecciones.

 

   El nuevo Museo de Historia es también el principal centro de documentación de la memoria de nuestra ciudad, en el que se está llevando a cabo la digitalización y el catálogo informatizado para que sus fondos puedan ser vistos desde cualquier lugar.

Además Madrid cuenta con otros Museos Municipales como el  de Arte Contemporáneo, San Antonio de la Florida, Templo de Debod, Castillo de la Alameda, Imprenta Municipal - Artes del Libro, Planetario de Madrid, Museo de Bomberos, Museo de Policía Municipal de Madrid y Museo de Escultura al Aire Libre de la Castellana.

 

   Otra de las reformas emprendidas en el Museo ha sido la reforma de la Capilla que tuvo que estar cerrada nueve años desde el año 2009. La Capilla ha permitido modernizar su acceso y lo que es más importante permite contemplar la obra pictórica del pintor italiano Lucas Giordano: “San Fernando ante la Virgen”. La Capilla se ha convertido en un lugar idóneo para asistir a recitales y conciertos y programar ciclos de conferencias. En este sentido, dentro del Ciclo, organizado por el Instituto de Estudios Madrileños, como homenaje a Carlos III, que se inició el 1 de diciembre de 2016 y finalizó el 4 de mayo de 2017, diserté el jueves 23 de marzo del 2017 sobre el tema: “La nobleza reformista e ilustrada en el Madrid de Carlos III. Simbiosis entre nobleza y majeza”.

   En el cuadríptico [14] editado por el Museo de Historia de Madrid, y a falta de una guía completa del Museo, figuran una vista general de la fachada del   edificio de Pedro de Ribera, un breve texto sobre su historia, el ya citado plano de Antonio Mancelli: La villa de Madrid, Corte de los Reyes Católicos de España, 1623; así como la Fiesta en la Plaza Mayor de Madrid, ca. 1630, de Juan de la Corte; El también reseñado cuadro de Francisco de Goya: Alegoría de la Villa de Madrid, 1810; Caricatura de José Bonaparte, ca. 1814; e, igualmente, el mencionado Modelo de Madrid, 1830 (detalle), de León Gil de Palacio; Raimundo de Madrazo: Retrato de Adelina Patti, 1873; Lorenzo de Quirós (atribuido a): Ornato de la Puerta del Sol, ca. 1760, Depósito de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando; Manuel de la Cruz y Cano: La feria de Madrid en la Plaza de la Cebada, 1770-1780; Ventura Rodríguez:  Fuente de Cibeles, 1777; Real Fábrica de Porcelana de Buen Retiro: Príamo rescatando el cadáver de Héctor, ca. 1750; Prado nuevo desde la Puerta de Recoletos. Abanico, ca. 1780; Enrique Martínez Cubells: La Puerta del Sol, ca. 1900.

 

REFERENCIAS:

[1] Exposición del Antiguo Madrid. Sociedad Española de Amigos del Arte. Catálogo general ilustrado. Pp. 5-8. Gráficas Reunidas, S.A. Calle Barqillo, número 8.- 360 pp. Madrid, 1926. Biblioteca Histórica Municipal. Documento digitalizado MA 3942.  (Ilustración Custodia del Corpus).

[2]  Boix. Félix. “OBJETO Y FINES DE LA EXPOSICIÓN”. Pp. 5-8. Ob. Cit

[3] Sainz de Robles, Federico Carlos. “MADRID. Crónica y Guía de un Ciudad Impar”. Pp. 590-592. Espasa Calpe, S.A, Madrid, 1962.

[4] Agulló y Cobo, Mercedes, Directora de los Museos Municipales. La Exposición y el Museo Municipal. Pp. 11-14. Catálogo. MADRID hasta 1875. Testimonios de su Historia. Museo Municipal. Diciembre 1979. Enero - Febrero 1980. Ayuntamiento de Madrid-Delegación de Cultura.

[5]. Guía del Museo Municipal de Madrid. La Historia de Madrid en sus Colecciones. Ayuntamiento de Madrid. Concejalía de Cultura y Medio Ambiente. Ficha Ténica. Textos. Coordinación y Seguimiento de Edición.  Madrid, 1993.

[6]  MATEO DEL PERAL, L. Regino. REVISTA DIGITAL: PASEA POR MADRID Nº 6. EL Renovado Museo de Madrid. Madrid, abril. 2015. Pp. 127-142.

[7] Museo de Historia de Madrid - Ayuntamiento de Madrid www.madrid.es/museodehistoria

[8] Museo de Historia de Madrid - Ayuntamiento de Madrid www.madrid.es/museodehistoria

[9] BONET GARCÍA, Antonio  [PDF]El palacio y los jardines del Buen Retiro

https://revistas.ucm.es/index.php/MILT/article/viewFile/MILT9797120019A/339

[10] MUÑOZ DE LA NAVA CHACÓN, José Miguel. Antonio Mancelli: corografo, iluminador, pintor y mercader de libros en el Madrid de Cervantes. Torre de los Lujanes. Madrid: 2006

[11] NAVASCUÉS PALACIO, Pedro. Introducción al desarrollo urbano de Madrid hasta 1830. Siglo XVII. Pp. 17-18. Catálogo. MADRID hasta 1875. Testimonios de su Historia. Museo Municipal. Diciembre 1979. Enero - Febrero 1980. Ayuntamiento de Madrid-Delegación de Cultura.

[12] GOYA, Francisco Alegoría de la Villa. El Madrid de José I y Fernando VII. Pp. 70-73.. Guía del Museo Municipal de Madrid. La Historia de Madrid en sus Colecciones. Ayuntamiento de Madrid. Concejalía de Cultura y Medio Ambiente. Madrid, 1993

[13] Museo de Historia de Madrid - Colecciones - Ayuntamiento de Madrid

www.madrid.es/portales/munimadrid/es/.../Museo-de-Historia-de-Madrid?...

[14] Se trata de un cuadríptico editado por el Museo de Historia de Madrid en cuya portada aparece la figura del rostro de una hermosa dama coronada y que pertenece al lienzo de Goya de 1810: Alegoría de la Villa de Madrid. En la parte posterior aparece el lienzo entero con la citada dama ataviada de blanco, con una túnica de color naranja, que sostiene un escudo de Madrid apoyado en un cojín verde. A la derecha dos ángeles tienen cogido a un óvalo que pone: DOS DE MAYO y en la parte superior otros dos, uno con una corona de laurel y el otro tocando un instrumento musical que es una trompeta.

© 2020 by Nuria Lorite-Ayán 

  • Facebook vida biloba podcast salud
  • la vida biloba nuria lorite podcast
  • YouTube Social  Nuria Lorite
  • Instagram La Vida Biloba N Loritet
  • Icono social de Spotify
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now