SOBRE BEATRIZ GALINDO, LA LATINA

ENTREVISTA DE LA DRA. NURIA LORITE AYÁN, DIRECTORA DE LA VIDA BILOBA, EN LIBERTAD FM RADIO ,

 

13 DE OCTUBRE DEL 2018,   EPISODIO 140

©L.REGINO MATEO DEL PERAL, ENCARGADO DE LA SECCIÓN DE HISTORIA DE LA VIDA BILOBA .

 

Con motivo de cumplirse en el año 2012, el quinto centenario de la fundación por Beatriz Galindo, La Latina, de uno de los monasterios situado en la calle Toledo, 52, el de la Concepción Francisca habitado por monjas de clausura, la entonces la madre  abadesa del Convento, Sor Ascensión, en una entrevista que mantuve con ella me sugirió la idea de que escribiera un opúsculo sobre la Latina , para conmemorar este magno  acontecimiento . Sor Ascensión tuvo el gesto de obsequiarme con otro opúsculo conmemorativo de esa efemérides, cuya autoría corresponde a Santiago Cantera Montenegro, O.S.B.[1] , titulado “BEATRZ GALINDO Y LOS ORÍGENES DEL MONASTERIO DE LA CONCEPCIÓN FRANCISCA (LA LATINA) DE MADRID” , editado por las concepcionistas franciscanas . Cantera ensalza, la meritoria labor de “La Latina” a la que denomina “magistra latina”, y  describe cómo surgió   el Monasterio y los avatares y  problemas con que se encontró Beatriz para su creación.

 

Pocos madrileños afincados en la capital del Reino se percatan cómo  ese  término tan popular y difundido por la ciudad:   Latina o La Latina,   corresponde a la denominación  de uno de los distritos de Madrid (el 10),  así llamado en honor de la insigne humanista del Renacimiento, Beatriz Galindo, apodada con  ese  apelativo:  Latina,  por su facilidad , ya  desde muy joven,  para el  conocimiento de las lenguas clásicas, especialmente la del  latín. El opúsculo  que me encargó Sor Ascensión fue publicado en el verano de 1212   y  editado por las monjas, con la denominación del : “V CENTENARIO DEL MONASTERIO DE LA CONCEPCIÓN FRANCISCA  EN MADRID. FUNDACIÓN DE BEATRIZ GALINDO, LA LATINA”.[2]  Así como yo fui el autor del texto, las ilustraciones y la maquetación fue llevada a cabo por mi buen amigo Luis García Gómez.  El éxito de la publicación propició  que   procediera a redactar   otros dos artículos sobre Beatriz Galindo, que se publicaron  en la revista Madrid Histórico, con la designación del “V CENTENARIO DEL MONASTERIO DE LA CONCEPCIÓN FRANCISCA FUNDADO POR BEATRIZ GALINDO, LA LATINA[3] y en el periódico “El Mundo Cantabria” [4]con el título: “Beatriz Galindo, La Latina”.

En 1979, después de finalizada la transición política, se procedió a las elecciones de los primeros Ayuntamientos democráticos y en Madrid el 3 de abril de 1979 se celebraron elecciones para optar al puesto de 59 concejales. La Alcaldía de Madrid pasó ser ocupada por Enrique Tierno Galván  que pudo formar gobierno merced a la coalición del PSOE (25 concejales) con el PCE (9 concejales) , liderado por Ramón Tamames frente a la  UCD  que encabezaba José Luis Álvarez (25 concejales) que fue el partido más votado, pero al no obtener la mayoría absoluta fue investido Alcalde el Sr. Tierno.

El Distrito de Latina es  el nº 10 de los 21 en los se divide la Administración Municipal, al que actualmente pertenecen los barrios de: los Cármenes, Puerta del Ángel, Lucero, Aluche, Campamento, Cuatro Vientos y Las Águilas. La  nueva división  de los 21 distritos fue acordada por el Ayuntamiento Pleno el 27 de marzo de 1987 y  entró en vigor el 1 de julio de 1988. Rápidamente se puso de manifiesto la necesidad de cambiar la estructura organizativa de las Juntas Municipales de Distrito, a través de una mayor descentralización, con el objetivo de dotar a aquellos de  una mayor competencia, eficacia y modernización y de varios servicios, que redundaron en beneficio de los vecinos.

 

En la ya reseñada  revista de Madrid Histórico, José Mª Sánchez Molledo[5]  había publicado otro artículo relativo a La Latina  a la que denomina: “LA MUJER QUE DA NOMBRE A UN DISTRITO”. Sánchez Molledo manifiesta que la historia del distrito de Latina está vinculada a la de  los Carabancheles Alto y Bajo y el distrito   en su mayoría formaba parte de Carabanchel Bajo, donde se encontraban  los barrios de Aluche, los Cármenes, parte de la Puerta del Ángel y Lucero, mientras que en Carabanchel Alto se incluían los barrios de  La Águilas, Campanento y Cuatro Vientos..

Asimismo, José María Sánchez Molledo[6] a través de la editorial Temporae, publicó en el laño 2012, su libro Latina , donde recoge una numerosa y valiosa colección de fotografías del distrito con una acertada descripción de aquellas y que clasifica dentro de unos apartado numerados, cuyos títulos son: 1.BETRIZ GALINDO, LA LATINA. 2. LA RIBERA DEL MANZANARES. 3. EL DISTRITO DURANTE LA GUERRA CIVIL. 4 PUERTA DEL ÁNGEL. 5. LOS CÁRMENES. 6. LUCERO-BATÁN. 7. ALUCHE. 8. CAMPAMENTO.9. LAS ÁGUILAS. 10 CUATRO VIENTOS. En cuanto a su extensión el territorio del distrito supera las 250.000 hectáreas y su población llegó a rebasar los 250.000 habitantes, No obstante, en el presente año de 2018 se ha puesto de manifiesto la disminución de la población, con la pérdida de 25.000 vecinos, el deterioro de las infraestructuras y la supresión de algunos equipamientos como reseñan en dos artículos de el periódico EL PAÍS Pedro Barrero Cuadrado de 18 de febrero de 2018 y Fran Serrato el 12 de marzo del 2018.

También, Isabel Gea Ortigas[7] en su Historia de los Distritos de Madrid , realizó a través de  Ediciones La Librería una colección de pequeños libros, donde explica cómo surgieron esos distritos, su historia y evolución desde su nacimiento hasta nuestros días. El distrito de Latina nace como consecuencia de la división administrativa realizada en 1845,  año en el que por vez primera aparece el término distrito. En un principio en este territorio se hallaban los terrenos que circundaban la carrera de san Francisco y el Hospital de La Latina. Ese fue el motivo que el distrito se denominara Latina .

 

Varios lugares de Madrid rememoran la huella del paso por esta ciudad de “La Latina”, como el  prestigioso Instituto femenino Beatriz Galindo de Enseñanza Media,  creado en 1940, en la calle Goya, donde se hallaba el Palacio de Villapadierna, el monasterio de la Concepción Framcisca  sito en la calle Toledo 52, la portada del antiguo hospital de la Latina, de estilo gótico, que estuvo en la calle Toledo, y que afortunadamente se salvó de la piqueta. Actualmente se puede observar en la Ciudad Universitaria, junto a la Escuela Superior de Arquitectura, los cuatro cenotafios, que se encuentran dos  en el Museo de San Isidro. los Orígenes de Madrid (Plaza de San Andrés, 2)  y otros dos en el Goloso en el Monasterio de la Concepción Jerónima, construido el 20 de octubre de 2004, siendo solo doce monjas las que componen la Comunidad, aunque dispone de 25 celdas. El metro Latina, con tres vestíbulos situados en la calle Toledo, 52, 56 y 65  y el Teatro La Latina en la Plaza de la Cebada, 2 . El edificio denominado Beatriz, en la calle José Ortega y Gasset, 29 .

 

Beatriz Galindo nació en Salamanca.  La mayoría de sus biógrafos e historiadores fijan como fecha de su nacimiento  la  de   1465. Falleció en Madrid en 1535.  La Latina” inició sus estudios en la Universidad de Salamanca, centro docente que  en los siglos XV y XVI fue  pionero  en la enseñanza de las disciplinas del humanismo. El padre de Beatriz puede que fuera Juan ( López) de Gricio o Grizio. Asimismo, Oviedo menciona  a un hermano de Beatriz, Gaspar.  Vicenta Mª. Márquez[8] plantea la probable posibilidad, frecuente entonces, que los hijos llevaran distinto apellido. Beatriz emplearía el apellido de su madre y abuela: “Galindo” y Gaspar, su hermano, el de su padre: “López de Gricio o Grizio”.

 

Fueron varios los hermanos de Beatriz .Sus padres pronto se percataron de la lucidez y capacidad intelectual de Beatriz y, por ello, recibió una educación esmerada para que estuviera preparada para la vida monacal.  Vicenta Mª Márquez[9] reseña que  parece que fue un tío suyo, clérigo, el que la impartió las primeras clases. Igualmente, se cita a Nebrija como uno de los primeros profesores que tuvo. Sus tutores enseguida captaron su inteligencia y su amor al trabajo, que hicieron que se la considerara como una superdotada.

 

Si a nivel europeo se considera a Erasmo de Rotterdam como el “Príncipe de los Humanistas” , Antonio Fontán [10]reseña ,en su obra “Príncipes Y Humanistas” ,que a  Antonio de Nebrija  le correspondería el título de “príncipe de los humanistas españoles”

 

Nebrija El lebrijano tuvo un  prestigio y carisma que fueron reconocidos   por Cervantes, Baltasar Gracián y aquellos que tenían cierta formación en el siglo XVII .Así  Antonio Fontán [11] precisa que citar a “Antonio” o “el Antonio” era un libro. Sus Introductione Latinae-gramática y latines equivalían a estudios, y decir “Antonio de Nebrija  era decir sabio.

 

Isabel “La Católica”  se  percató de que era fundamental el dominio de esas lenguas clásicas  para poder relacionarse con otros miembros de la realeza y personas cultas de la Europa renacentista y   tuvo el acierto de buscar personas versados en esas materias como  Beatriz Galindo , que impartió clase  de latín a  la Reina y a sus cuatro hijas las infantas Isabel, Juana, María y Catalina.

Una de las fuentes primordiales[12] para indagar cómo fue la vida de La Latina es la correspondiente  al historiador y cronista de Indias Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés, (Madrid, 1478-Valladolid, 1557)  quien en su obra: “Batallas y Quincuagenas”  reseña cómo Isabel la Católica admiraba  las  cualidades de “La Latina” ,  Gonzalo Fernández de Oviedo dice:

Esa misma Latina fue Beatriz Galindo. llamada  La Latina, la cual fue una santa muger seyendo doncella  natural de de Salamanca, hija de un hidalgo llamado( espacio en blanco)   de Grizio,   honesta y virtuosa, adornada de virtudes, ynformada la Reyna Cathólica doña Ysabel de su persona e onestidad, e que era gentil latina, aunque ya la Reyna  era de hedad…  

Asimismo,  el licenciado Gerónimo de Quintana[13]  en su libro fegundo de la nobleza de Madrid, respecto a la nobleza de Madrid  en cuanto a La Latina reseña:

Declarafe quien fue Beatriz Galindo…efta valerosa señora hija de vnos caballeros de Salamanca, fibien originarios de Zamora; y como fus padres tenían otros hijos, criaronla def niña para monja […]

También, Gil González Dávila,[14] cronista de Felipe IV, en el Teatro de las Grandezas de  la Villa de Madrid glosa a la figura de Beatriz Galindo y manifiesta:

Mujer fabia, q tuvo conocimiento de la lengua Latina. Fue Maeftra en ella de la Reyna Católica  Ifabela,  fu  Camarera Mayor, y de fu Cofejo.                            

 

Beatriz mostró, ya desde muy temprana edad, unas dotes inigualables para el dominio del latín. En una sociedad  en la que, en general, la mujer seguía relegada e infravalorada por  los varones  respecto a su valía y capacidad intelectual tuvo gran mérito que “La Latina” mostrara esa precocidad y facilidad para el aprendizaje y posterior docencia de dicha disciplina lingüística, destacando, también, como escritora de diversas obras que lamentablemente  desaparecieron, como las “Notas y Comentarios sobre Aristóteles”,  y algunos poemas latinos, según reseña  Félix de LLanos y Torriglia[15]. Mujeres en el transcurso de la historia han estado  relegadas y vetadas   para acceder a puestos de responsabilidad  y acceder a  una formación superior, equivalente a la de los hombres, quienes trataron de justificar su condición inferior mediante escritos y argumentaciones, que infravaloraban la capacidad intelectual femenina.

 

No obstante durante el Renacimiento, a pesar de ese ostracismo, la mujer aparece más valorada que en otras épocas, como describe Baltasar de Castiglione en “el Cortesano”, testimonio que recoge  Julio  Hernández Escribano en “El Renacimiento[16]. Así, Castiglione elogia y valora el papel de la mujer y, por ello, Hernández menciona a aquel,  que asevera que “las mismas reglas  que son para el cortesano son también para la dama”. Es una defensa de las virtudes y cualidades de la mujer que muchos humanistas no estaban dispuestos a admitir como Luis Vives, quien, según Hernández, en  su obra:“La formación de la mujer cristiana” estima que la mujer es un ser banal, ávida de placeres y riquezas,     “…  un ser flaco y no es seguro su juicio y muy expuesto al engaño…no conviene que ella enseñe…”. Sin embargo, Castiglione manifiesta que “…sin mujeres no hay nada posible, ni arte, ni poesía, ni valor militar, ni aun religión, no se ve a Dios sino a través de ellas”. Hernández reseña cómo Castiglione conocía a  la mujer que,  en el siglo XVI, accedieron a  la Universidad de Salamanca,  hijas de la nobleza y  de la alta burguesía,   donde se dedicaban al estudio preferentemente de las letras, siendo apodadas “las latinas”. Dominaban a la  perfección las lenguas clásicas: el latín y el griego.  Estas estudiantes  trataron de seguir   el  modelo de  La Reina Isabel, Beatriz Galindo y otras como Luisa Sigea, Francisca Lebrija y Luisa Medrano.  Hernández cita un comentario  despectivo muy extendido sobre esa cualidad femenina del dominio del latín, de aquellos recalcitrantes enemigos de su formación:”ni moza adivina, ni mujer latina”.

 

Ese injusto tratamiento de la mujer se daba, como indica Manuel Fernández Álvarez,[17] en su obra: Casadas, Monjas, Rameras y Brujas: la olvidada historia de la Mujer en el Renacimiento, en escritores de la talla de Erasmo, el famoso príncipe de los humanistas, quien en su Elogio de la Locura recoge de Platón su opinión sobre el sexo femenino. Así Platón quiso subrayar la locura de este sexo encantador y puso de manifiesto el hecho de si la mujer debía incluirse o no entre los animales racionales y Erasmo reseña que la mujer, en ocasiones, adolece de equilibrio mental y, en ese sentido, dice:

     Realmente si una mujer quiere hacerse pasar por prudente no hace más que añadir una nueva locura a la que ya padece…

La mujer desde su nacimiento estaba predestinada al claustro, a contraer matrimonio o a ser soltera. Solamente se la idealizaba cuando prestaba sus servicios en la Corte.

  

En consecuencia, Beatriz Galindo formó parte de ese reducido grupo  de mujeres  humanistas que, excepcionalmente, durante el Renacimiento pudieron acceder a estudios superiores.  Estas mujeres fueron  denominadas las : “puellae doctae”, mujeres sabias de esa época. En ese renacer de los valores de  antigüedad greco-romana los humanistas traducen los textos clásicos del griego y el latín  y la lengua del Lacio se convierte en el más loable medio de erudición. “La Latina” inició sus estudios en la Universidad de Salamanca, centro docente que  en los siglos XV y XVI fue  pionero  en la enseñanza de las disciplinas del humanismo. Además de “La Latina”, otras “puellae doctae” destacadas que formaron parte de la Corte de Isabel I fueron, casualmente, con el mismo nombre: Santa Beatriz de Silva y Menesses  ,fundadora  de la Orden de la Inmaculada Concepción Francisca, a la que pertenecen las  monjas franciscanas,   según precisa Vicenta Márquez[18] . Igualmente,   Beatriz de Bobadilla, Camarera Mayor y Consejera de Estado. Lucía de Medrano que gozó del amparo de la reina y que fue catedrática  de la Universidad de Salamanca.   Catalina de Aragón, hija de  Isabel I,  reina consorte de Inglaterra.  María Pacheco, esposa de Juan Padilla, versada en  latín y griego,  a la que Márquez denomina: “La última de los comuneros”.  

 

Además, Ángeles caso  cita más “puellae doctae” de la época en “Las olvidadas”  [19]  que fueron Francisca de Nebrija, hija de Antonio de Nebrija, que reemplazó a su padre, cuando falleció, en la cátedra de Retórica de la Universidad de Alcalá. También, Sículo  menciona a Juana Contreras. Ese mecenazgo de Isabel I de ayuda a esas mujeres humanistas continuó con Carlos V, sobresaliendo su hija Juana de Portugal y Luisa Sigea de Velasco, que prestó  durante 13 años sus servicios en la Corte de Portugal.

 

La vida de Beatriz Galindo  “La Latina” transcurre en una floreciente época la de la aparición del Renacimiento y el Humanismo. Bartolomé Benassar[20]   especifica que el “Rinascimiento” ( en italiano) es “un fenómeno europeo”    que surge inicialmente en las ciudades y repúblicas italianas.  Vinculado al Renacimiento se encuentra El Humanismo que, como indica, también, Benassar,[21] “es un movimiento cultural que defiende una nueva concepción del mundo en la que el hombre ocupa el lugar esencial, sin negar, ni mucho menos la prepotencia de Dios, que sigue siendo el creador del Universo” . Jacob Burckard [22]precisa que: “Florencia merece  en justicia el título  del primer estado moderno del mundo”, ya  que poseía las condiciones óptimas para que cuajaran las nuevos ideas.  El origen del Humanismo tiene lugar en el siglo XIV y XV, en la Italia de  Petrarca, Dante y Bocaccio y en las ciudades estados de Florencia, Roma,  Venecia, expandiéndose en los siglos XV y XVI por la Europa Occidental . El Renacimiento se caracterizó  por la  aparición de diversas y novedosas corrientes artísticas, filosóficas, literarias, pedagógicas, intelectuales, científicas,  políticas y demográficas. El punto de partida de esas nuevas transformaciones acaeció ya  en   la Baja Edad Media.

 

 

El Renacimiento en nuestro país nace, según Jesús Bustamante,[23] cuando en 1481  Elio Antonio de Nebrija, en Salamanca, publicó la primera edición de: “Introductiones Latinae”  que llegó a ser el primer documento que invitaba al retorno del latín clásico y fustigaba “…a los enemigos de la lengua latina…”.

 

En las proximidades del Museo de San Isidro. Los Orígenes de Madrid, sito en la  Plaza de San Andrés, 2 , se encuentran  los  hermosos cenotafios de Beatriz Galindo y de su esposo Francisco Ramírez, El Artillero, que anteriormente estuvieron en el Museo de Historia de Madrid. Otros dos cenotafios  se hallan en el convento que las monjas jerónimas tienen en El Goloso.[24] La autoría  de los  cuatro cenotafios se debe al cantero Hernán de Alviz. En principio los citados sepulcros estaban destinados a albergar los cuerpos de  La Latina y su marido, pero ambos fueron enterrados en otro lugar. Almudena de Arteaga[25] en su libro Beatriz Galindo, La Latina  reseña  Es curioso que hasta finales del siglo XIX se creía que en los  en los sarcófagos  estaban los cadáveres pero al abrir los mismos se llevaron la desagradable sorpresa de que estaban vacíos. Sorprendentemente y después de una búsqueda incesante  el cadáver  de Beatriz Galindo apareció enterrado bajo el altar del coro alto del convento de las jerónimas. El 23 de julio de 1891 sus restos fueron portados al nuevo convento de la calle Lista.

 

Almudena Arteaga cita a José Fernández Montaña que en un artículo publicado en la Semana Católica describía minuciosamente cómo se hallaba el cadáver incorrupto de La Latina :

 “El ataúd era de roble y estaba forrado de paño negro. Vestía  ropas blancas interiores, un hábito, al parecer de Nuestra Señora del Carmen, portaba el escapulario de   la Santísima Trinidad   y sobre todo ello tenía un largo manto de seda , riquísimo que cubría su cuerpo de la cabeza a los pies. De seda era también las medias bordadas con dibujos muy bellos. El calzado era  puntiagudo al estilo de la época. Las fundas de los almohadones    sobre los que reposaba la cabeza  de raso carmesí adornados con mucho primor. Sus trenzas rubias se conservaban perfectamente. Todo su cuerpo apareció ligado con las tres fajas simbólicas de los tres votos como amiga que era del hábito santo”.

En ese sentido Arteaga matiza que: “los tres votos serían los de castidad, pobreza y obediencia”. Independiente, del testimonio de Fernández Montaña hubo otras versiones que modifican la anteriormente especificada como la de José  Ortega Munilla, director del Imparcial, quien señaló como en la redacción  se había presentado un sacerdote que indicaba cómo la falta de rigor había propiciado la existencia de una versión no adecuada y admitida por las autoridades. En uno de los párrafos decía que: 

“nada resguardaba la bovedilla, ni el ataúd, ni la reja, ni el enladrillado, por lo que el peso y la humedad  pronto acabarían con lo que los siglos habían respetado” .

 

El  Duque de Rivas  en una larga carta de 28 de septiembre de 1902   se dirigió a  José Ortega Munilla desmintiendo esa afirmación y describe pormenorizadamente en qué estado se hallaba el sepulcro donde había sido enterrada  la Latina, carta que lamentablemente no llegó a publicarse.

   

Es un hecho incuestionable que la mujer a lo largo de la historia tuvo que luchar contra la marginación a la  que el hombre  la sometió. Ángeles Caso, en “Las Olvidadas” [26] realiza un recorrido por diversas etapas históricas, donde analiza la aportación de distintas generaciones femeninas, desde el siglo XII al siglo XVII. Inicia su descripción  con  la monja visionaria, Santa Hildegarda de Bingen (1098-1179) , autora de  numerosas composiciones de música sacra y prestigiosa escritora que asesoró a príncipes y al Pontífice Eugenio III . Caso finaliza su obra con las artistas del Barroco: Luisa Roldán (La Roldana. 1652-1704) y Artemisia Gentileschi (1593-1656?). Entre las  publicaciones sobre “La Latina”, aparte de los testimonios de cronistas y escritores de la época, se encuentran la edición de la ya citada  conferencia de D. Félix de Llanos y Torriglia,  de 1920, la  valiosa aportación de Luis-Miguel Aparisi Laporta en su obra “Toponimia madrileña: proceso evolutivo” [27], que fue  merecedora del  Premio Villa de Madrid "Antonio Maura" de investigación madrileñista (edición 1997), otorgado por el Ayuntamiento de Madrid,  en donde, en una exhaustiva y valiosa investigación, escudriña  los diversos nombres de las  calles madrileñas, entre los que no puede faltar la denominación de mujeres célebres, como Beatriz Galindo, que dejaron su huella en la historia matritense y de nuestro país. La obra en dos tomos de Aparisi es el resultado de un minucioso  y riguroso trabajo, que ha servido de fuente bibliográfica esencial para posteriores publicaciones.

 

Asimismo, cabe destacar  la meritoria iniciativa de un grupo,  principalmente, de mujeres que han tratado  que  la figura de Beatriz Galindo, gran humanista,  tenga el reconocimiento que se merece,  a través de diversos libros y revistas que facilitan a los lectores el conocimiento de la trayectoria de esta ilustre mujer, cuya autoría corresponde, entre otras, a Sor Cristina de Arteaga y Falguera (1975), Mª Antonia del Bravo (2002), las ya citadas Vicenta Mª. Márquez de la Plata y Ferrándiz (2005) y Ángeles Caso (2005), Mª Teresa Álvarez ( 2005), , Almudena de Arteaga (2007) y Laura Beatriz Andreu (2009).

  

En el año 2004 la entonces Concejalía de Gobierno Empleo y Servicios al Ciudadano del Ayuntamiento de Madrid , que regentaba Ana Botella, editó el libro “Memoria de mujeres en el callejero madrileño” , cuyos autoras fueron Valentina Fernández Vargas, Estrella Garrido Arce y Martha Zein. La  iniciativa de estas escritoras merece todo nuestro agradecimiento, máxime cuando muchas de las fuentes sobre la vida y la obra de Beatriz Galindo  o fueron destruidas o extraviadas, lo que ha hecho más ardua la tarea de intentar recopilar y ofrecer una visión certera de aquella.

Entre los vestigios que podemos encontrar de la huella de Beatriz Galindo por Madrid podemos contemplar sepulcros de Beatriz y su esposo Francisco Ramírez “El Artillero”, bellos cenotafios , obra de Hernán Pérez de Albid. Ambos cenotafios actualmente se hallan en el Museo de San Isidro. Los Orígenes de Madrid.  La palabra cenotafio, según la RAE, etimológicamente proviene del latín “cenotaphium”  y a su vez éste del término griego: “ενοτάφιον” , que significa “ Monumento funerario en el cual no está el cadáver del personaje a quien se dedica”. Otro de los cenotafios famosos es el de Dante Alighieri que se encuentra en la Basílica de Santa Croce de Florencia, El hecho de que su cuerpo no figure en ese cenotafio, se debe a que fue desterrado de su ciudad  sus restos fueron enterrados en Rávena.

 

  Según  el  DRAE el Humanismo en su primera acepción se define como “ el cultivo o conocimiento de las letras humanas” y en su segunda precisa que el humanismo es el “Movimiento renacentista que propugna el retorno a la cultura greco-latina como medio de restaurar los valores humanos”.  Asimismo, el término neolatín  hace referencia al latín “moderno” que  es “ el empleado en sus obras por los escritores de la Edad Moderna”, mientras que “el rústico o vulgar” es “El empleado por el vulgo de los pueblos romanizados, el cual, entre otras particularidades, se distinguía del clásico en tener una sintaxis menos complicada y usar voces o expresiones no empleadas en éste”. Por ello el neolatín se vincula al latín clásico y culto que es el que utilizaron los intelectuales del Renacimiento en sus obras escritas

 

La invención de la Imprenta facilitó la rápida difusión del saber a través de los libros impresos y los descubrimientos geográficos  contribuyeron a la apertura de un nuevo mundo. Jacob Burckhardt[1] describe a este colectivo de mujeres que surge en los estados italianos, mujeres pertenecientes a familias de clases acomodadas que tuvieron la oportunidad de acceder a una formación similar a la de los hombres, convirtiéndose en un grupo selecto de escritoras y profesoras con un bagaje de conocimientos bastante amplio.

 

 

NOTAS A FINAL DE PÁGINA Y BIBLIOGRAFÍA

[1] CANTERA MONTENEGRO, Santiago.O.B.S. Beatriz Galindo y los orígenes del Monasterio de la Concepción Francisca (La Latina) de Madrid. Madrid, 2011. Pp. 1-79.

[2] MATEO DEL PERAL , L. Regino. V CENTENARIO DE LA FUNDACIÓN DEL MONASTERIO DE LA CINCEPCIÓN FRANCISCA EN MADRID. FUNDACIÓN  DE BEATRIZ GALINDO,LA LATINA. Edición : Concepcionistas Franciscanas. Madrid, 2012. Pp. 1-96

[3] MATEO DEL PERAL, L. Regiino. V CENTENARIO DE LA FUNDACIÓN DEL MONASTERIO DE LA CoNCEPCIÓN FRANCISCA por Beatriz Galindo, La Latina. Revista Madrid Histórico . nº 41 . Septiembre-  Octubre. Madrid, 2012. Pp. 18-23.

[4] MATEO DEL PERAL, L. Regino . El Mundo- Cantabria .BEATRIZ GALINDO LA LATINA . Santander, 13, jueves, de septiembre de 2013.

 

[5]  SÁNCHEZ MOLLEDO, José Mª: La Latina  “LA MUJER QUE DA NOMBRE A IN DISTRITO”. Revista Madrid Histórico . Nº 39. Mayo-Junio del 2012  Madrid, Pp. 18-23

 

[6] SÁNCHEZ MOLLEDO. LATINA. Editorial Temporae . Madrid, 2012. Pp. 1-127

[7] GEA ORTIGAS, Isabel. LATINA Y CARABANCHEL. “Historia de los distritos de Madrid”. Ediciones La Librería. Madrid, 2010.Pp. 1-62

[8] MARQUEZ DE LA PLATA Y FERRÁNDIZ , Vicenta. “MUJERES RENACENTISTAS EN LA CORTE DE ISABEL LA CATÓLICA”. Beatriz Galindo. Editorial Castalia. Madrid, 2005. Pp. 80-143

[9] MARQUEZ DE LA PLATA Y FERRÁNDIZ , Vicenta. “MUJERES RENACENTISTAS EN LA CORTE DE ISABEL LA CATÓLICA”. Beatriz Galindo. Ob. Cit. Pp. 80-143

[10]  FONTÁN, Antonio. Príncipes y humanistas. Antonio de Nebrija, Príncipe de los humanistas españoles. Marcial Pons Historia. 2008. Pp. 45-69.

[11] FONTÁN, Antonio. Príncipes y humanistas. Antonio de Nebrija, Príncipe de los humanistas españoles. Ob. Cit.

[12]FERNÁNDEZ DE OVIEDO, Gonzalo : Batallas y Quincuagenas . Edición de Juan Bautista de  Avalle-Arce. Diputación de Salamanca, 1989. Pp. 146 -154 Batalla, 362.

[13] QUINTANA, Gerónimo de. A la muy  Antigua, Noble y Coronada Villa de Madrid: Historia de su Antigüedad, Nobleza y Grandeza Madrid. Cap.CXXII, que denomina : “Declarafe quien fue Beatriz Galindo”. Edición facsímil de la de 1629. Madrid. Pp. 262-265.

[14] GONZÁLEZ DÁVILA, Gil. Teatro de las Grandezas de Madrid. Publicaciones Abella. El Consultor de los Ayuntamientos . Facsímil de la edición de Madrid de 1623, Madrid, 1986. Pp.281-282.

[15] LLANOS Y TORRIGLIA , Félix de. “ Una Consejera de Estado :BEATRIZ GALIDO “LA LATINA”. Opúsculo de la conferencia publicada por la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación.  Madrid.  Apéndice 1 “ Del País  natal  y  del abolengo de Doña Beatriz Galindo” .Editorial Reus, S.A, Madrid, 1920. Pp. 1-2 y 75-77.

[16]ESCRIBANO HERNÁNDEZ, Julio  . “El Renacimiento”. EDIMAT LIBROS, S. A. Arganda del Rey-Madrid, 2006 Pp. 54-58.

[17] FERNÁNDEZ ÁlVAREZ,  Manuel.  Casadas, Monjas, Rameras y Brujas: la olvidada historia de la Mujer en el Renacimiento.La visión de los moralistas. Madrid, Espasa Calpe, S.A. 2002. Pp. 75-107.

[18] MARQUEZ DE LA PLATA Y FERRÁNDIZ , Vicenta. “MUJERES RENACENTISTAS EN LA CORTE DE ISABEL LA CATÓLICA”. Beatriz Galindo. Ob. Cit. Pp. 80-143.

[19]. CASO, Ángeles “Las olvidadas” Una historia de mujeres creadoras. Capítulo IV. Las primeras escritoras de España. Editorial Planeta, S.A. Barcelona, 2011.  Pp. 136-144

[20] BENASSAR, Bartolomé “La Europa del Renacimiento”:”.Un fenómeno europeo” Biblioteca de la Historia. ANAYA. Madrid, 1988. P. 4. 

[21]   BENASSAR, Bartolomé “La Europa del Renacimiento” “El Humanismo”. Pp.17-37. Ob. Cit.

[22] BURCKHARD, Jacob. La Cultura del Renacimiento. Orbis . Barcelona, 1986. Vol. II Pp.292-298.

[22] LLANOS Y TORRIGLIA , Félix de. “ Una Consejera de Estado :BEATRIZ GALIDO “LA LATINA”. Opúsculo de la conferencia publicada por la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación.  Ob. Cit.

[23] ESCRIBANO HERNÁNDEZ, Julio  . “El Renacimiento”. EDIMAT LIBROS, S. A. Arganda del Rey-Madrid, 2006 Pp. 54-58

[24]  Según la RAE Los cenotafios, “Del latín tardío cenotaphun y del griego kenotáphion; propiamente sepulcro vacío”  son monumentos funerarios donde no está el  cadáver de la persona a la que se dedica .

[25] ARTEAGA, Almudena de. Beatriz Galindo, La Latina. Maestra de Reinas. Algaba Ediciones. Madrid, 2007.  Capítulo XVI: Erosión de las huellas más profundas. Misterioso hallazgo de su cadáver. Pp. 189-200.

[26]  CASO, Ángeles “Las olvidadas”. “Una historia de mujeres creadoras”. Editorial Planeta,S.A. Barcelona, 2011. Pp. 1-308.

[27]APARISI LAPORTA, Luis- Miguel. “Toponimia madrileña: proceso evolutivo” Vol I. Nomenclator Toponímico.. Beatriz Galindo. C/de. Gerencia Municipal de Urbanismo. Madrid, 2001. P.161.


L. REGINO MATEO DEL PERAL


MIEMBRO NUMERARIO DEL INSTITUTO DE ESTUDIOS MADRILEÑOS
EX –PROFESOR-TUTOR DE HISTORIA DE LA UNED
EX-JEFE DEL DEPARTAMENTO DEL DEPARTAMENTO DE PROGRAMCIÓN CULTURAL DEL AYUNTAMIENTO DE MADRID.

CENOTAFIO: LA LATINA.

IMAGEN CEDIDA POR EL MUSEO DE SAN ISIDRO. LOS ORÍGENES DE MADRID.

Portada del Hospital de La Latina, Madrid, España. Cedida por Autoediciones.com

© 2019 by Nuria Lorite Ayán 

  • Facebook vida biloba podcast salud
  • la vida biloba nuria lorite podcast
  • YouTube Social  Nuria Lorite
  • Instagram La Vida Biloba N Loritet
  • Icono social de Spotify
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now